Jueves 24 de Julio de 2014 | 5:40 am  

Contacto y Sugerencias

Representación ciudadana
Diputado Pablo Fernández del Campo Espinosa
24 de noviembre de 2010

Asumir el trabajo de la representación ciudadana ha sido un privilegio para un servidor. Primero como regidor al tener la responsabilidad del gobierno colegiado en el Ayuntamiento de Puebla y, ahora, como legislador en el Congreso Local, siempre entendiendo que la única forma de cumplir con estas oportunidades es escuchando a los ciudadanos.

En los últimos años la actividad política ha sufrido un desprestigio ascendente, producto del incumplimiento de promesas, del excesivo número de compromisos que luego se quedan ahí en los recuerdos de campaña, pero que en la realidad en poco o en nada se traducen en soluciones concretas para los problemas cotidianos de la gente.

Por otro lado, se habla de que  la actividad de los diputados se confunde y que en vez de legislar  se hace política y se enarbolan discursos enmarcados en las funciones de las autoridades ejecutivas; sin embargo, en un país como el nuestro, con enormes carencias y rezagos, resultaría un desperdicio dejar a un lado el trabajo de gestoría y de intermediación,  al menos en el distrito que nos postulamos.

Es así como, la actividad política hoy está cada vez más obligada a ir a ras de tierra, a escuchar lo que la gente demanda y a responder al diagnóstico del día, si es que queremos recuperar la confianza de los ciudadanos, quienes esperan que asumamos la responsabilidad que nos corresponde.

No es casualidad que en las encuestas, lo primero que demandan los ciudadanos de sus autoridades recién electas es que cumplan lo que plantearon durante los procesos electores y, al término de la gestión, aunque no se pueda atender a todos, se trata de alcanzar la aprobación de la mayoría.
Que lección nos dejan los ciudadanos, que como nunca demandan políticos cercanos, que escuchen y generen canales de comunicación que les permitan ser portavoces de sus demandas, carencias y necesidades.

El camino que sigue es el de la congruencia, en de convertir los logros en el cimiento de los retos que se avecinan en el futuro, se trata de cerrar a tope el trabajo legislativo que resta y construir las bases para seguir haciendo política de la buena, de la que responde a la confianza ciudadana.

La representación que cada uno de los poblanos nos ha conferido no es un cheque en blanco y eso queda claro si queremos seguir en una actividad pública, por ello el objetivo sigue siendo trabajar, desde cualquier trinchera, por una mejor Puebla.

*Diputado del PRI y Presidente de la Comisión de Gobernación del Congreso del Estado

 

H. Congreso del Estado Libre y Soberano de Puebla
LVIII Legislatura
2011 - 2014
Ave. 5 Poniente No. 128, Centro Histórico, C.P. 72000 Puebla, Pue